domingo, 27 de febrero de 2011

MILITARIA: Cuchillos de combate USA. II Guerra Mundial (II)

Hasta el ataque japones a Pearl Harbour, el papel de EEUU en la II Guerra Mundial había sido meramente estratégico, participando a través del "préstamo" y el transporte de material de guerra, o bien a través de los pilotos voluntarios que combatieron alistados en los famosos "Comandos Águila" de la RAF. Sin embargo tras el "día de la infamía" EEUU entró plenamente en el mayor conflicto conocido desde la I Guerra Mundial, y esta brusca y precipitada entrada hizo que en un principio nos encontrasemos con un ejército aun sin modernizar que conservaba mucha de la equipación heredada de la Gran Guerra.

Desde luego que estos americanos se mosqueaban por ná...

Lo dejaron bien claro, ¿verdad?

Durante algún tiempo pudieron verse aun en activo los viejos cascos M-1917 (especialmente en la US Navy) y por otro lado vemos que los Marines (que fue el primer Cuerpo en entrar en acción) llegaron al Pacífico equipados con los viejos fusiles Springfield y sus largas bayonetas (que durante mucho tiempo conservaron, pues les resultaban muy útiles para enfrentarse en igualdad de condiciones a los japoneses, quienes adoraban usar sus largas arisakas para ensartar Marines americanos) de hecho, ese aspecto se podía ver incluso en detalles tan nimios como la utilización de las viejas cantimploras de tapón metálico usadas hasta entonces (y que luego serían sustituidas por las de tapón de plastico negro).

Imagen tomada en el Astoria a principios de 1.942 y en la que vemos a estos soldados todavía equipados con los cascos M-1917.

Esta imagen, tomada en las islas Marshall en 1.944 nos muestra un grupo de Marines que aun conservan los viejos fusiles Springfield con sus largas bayonetas.

...y es que, contra las bayonetas del Arisaka, las del Springfield eran más útiles que la del Garand M1.

Este tema también se vio reflejado en la cuchillería de combate, pues por entonces aun no tenían asignado oficialmente ningún modelo (a esas alturas tan solo se encontraba aprobado para la US Navy el pequeño Mark1 USN), por lo tanto al principio fue muy común ver una heterogéna mezcla de modelos de todas clases, siendo en su mayoría cuchillos de caza adquiridos particularmente por los propios soldados o bien modelos heredados de la I Guerra Mundial como el "Knuckle" (Para conocer el Knuckle picar aquí)

Estos tres paracaidistas de la 82nd Airborne con destino en Sicilia se apuran un heladito mientras del cinto del de la izquierda cuelga un precioso cuchillo "Knuckle".

Típico cuchillo de caza de los que se podía ver en el frente.

Un ejemplo perfecto de la amalgama que hubo en un principio. En esta imagen tomada en la isla de Peleliu (donde se libró la batalla del mismo nombre y que supuso el mayor número de bajas producidas en toda la guerra del Pacífico) vemos que el Marine de la izquierda lleva un M3 con funda de primera época, mientras que a su derecha su compañero lleva un cuchillo curvo de caza.

Sin embargo, una vez puesta en marcha la maquinaria de guerra, comenzaron a aprobarse modelos específicos para su uso militar, como el citado M3 (que alcanzó la gloria de manos de las unidades de paracaidistas Airborne) o diversos modelos que hasta entonces se habían comercializado al público orientados a la caza y cuyas Casas de fabricación fueron contratadas por el US Army para presentar proyectos y surtir de este tipo de armas al ejército.

Un paracaidista sube al avión llevando su M3 atado a la bota (esta era la forma más común de llevarlo entre las unidades paracaidistas).

Cuchillo M3 con funda de piel de primer modelo (posteriormente llevarían las mismas fundas rígidas que las bayonetas).

De estos proyectos nacieron cuchillos tan míticos como el Mark2 (popularmente conocido como Ka-bar) asignado al US Navy (sustituyendo al Mark1) y al USMC (donde se alcanzó realmente la fama) siendo así el primer cuchillo reglamentado para el Cuerpo de Marines.

Modelo de cuchillo Mark2. Este en concreto es un Ka-Bar con la hoja pavonada y la funda rígida gris que se solía ver en el US Navy.

Por contra en el Cuerpo de Marines preferían la funda de cuero, como nos demuestra el Marine de la izquierda en esta imagen tomada en Guadalcanal en febrero de 1.944.

También aparecieron lo que se conoció como "cuchillos Q" (inicialmente diseñados para su uso en Intendencia) y caracterizados por poseer una hoja especialmente robusta, así como diversos cuchillos de caza rediseñados a fin de adaptarse al nuevo uso militar mediante características específicas como el pavonado de las hojas, la reglamentación del corte de la funda o la utilización de materiales opacos como el plástico, la madera o el alumnio mate para la fabricación de los pomos, distinguiéndose así de los brillantes y delatores pomos plateados de las piezas de uso civil y de entre los que podemos destacar modelos como el Pal Rh-36, el Western L-77 Commando o cuchillos-machete como el V-44.

Cuchillos Q: Arriba, el CaseXX 337Q y debajo el Cattaraugus 225Q.

Cuchillo Mark1 USN con la versión de piel de la funda y el pomo de madera.

Cuchillo Mark1 USN con la versión de funda rígida y el pomo de plástico.

Dos marineros con sus Mark1 USN al cinto sobre un portaaviones en el que vemos haciendo señales al clon de Gene Hackman!

Cuchillo Pal Rh36 con el pomo de aluminio mate. Como se puede ver la funda de piel y la empuñadura están personalizados con el nombre de su dueño (Teniente Andy Sundstom) pues era muy habitual entre los soldados poner sus nombres (a veces de manera bastante tosca) en sus cuchillos, cascos, cantimploras y demás pertrechos.

Este miembro de la tripulación de un bombardero (1.942) lleva en su dotación un Pal Rh-36, un modelo que se vio bastante en las Fuerzas Aereas.

Un curioso ejemplo de Western L-77 Commando en el que tanto el pomo como la guarda,están fabricados de plástico imitando a madera (la funda también es un tanto atípica, pues a pesar de ser la versión de cuero, lleva los enganches típicos de las fundas rígidas para colgar del cinturón M-36).

Un marine durante un entrenamiento llevando un Western L-77 entre los dientes.

Este gigantesco cuchillo es un V-44.

Estos "malencarados" soldados empuñan sendos V-44.

Por otra parte también se adoptaron modelos que ya existían en otros ejércitos aliados, como la famosa daga inglesa "Fairbanks Sykes" utilizada por los Comandos especiales británicos y que fue asimilada por el USMC tras sufrir unos mínimos cambios de diseño, rebautizándose como "USMC Raider knife".

Este es el Fairbanks Sykes británico.

Y este es el USMC Raider knife, y como podemos ver, las diferencias apenas se reducen al dibujo de la empuñadura y al modelo de funda.

Los soldados británicos eran entrenados para usar este arma con la mayor efectividad posible.

Algo que también sabían hacer sus aliados estadounidenses.

Marine empuñando su Raider knife, agazapado junto a un árbol y dispuesto a darle buen uso (7 de marzo de 1.943).

Pero no es esta la única daga o estilete que se vió entre las tropas americanas. También se pudo ver el cuchillo V-42, que tan popular fue en la "Brigada Diablo" (una unidad especial americano-canadiense que estuvo en activo desde 1.942 a 1.944, y a los que se conoció también con el nombre de "Diablos negros").

Bonito ejemplar de V-42.

Otras instantánea en la que se puede ver este modelo.

También hubo algunos modelos foráneos que, aunque no fueron adoptados oficialmente por el US Army, sí eran adquiridos por los soldados de manera particular, como fue el caso del famoso "Kukri" utilizado por los "Gurkhas" (unidades especiales británicas integradas por miembros de origen nepalí y que se hicieron temiblemente famosos por su ferocidad).

Este cuchillo era inconfundible por su característica forma.

Hasta tal punto fue simbólico en esta unidad que incluso lo adoptaron como emblema propio (como se puede ver en el parche que lleva en el hombro).

Aquí tenemos una unidad de la 101th aerotransportada Airborne a punto de iniciar una misión. Si nos fijamos bien veremos que el soldado que esta agachado (el segundo a la derecha) lleva en sus manos un Kukri.

Por último nos encontramos con lo que se conoció como "Theater made knife" y que no era otra cosa que cuchillos de caza y cuchillos militares que los propios soldados destinados en los distintos teatros de operaciones (de ahí lo de "theater made") personalizaban de manera artesanal con elaboradas fundas o mediante la sustitución de sus empuñaduras por diversos materiales (principalmente marfil y cuernos de distintos animales).

Curiosa la funda de este cuchillo (y muy característico el cordón de cuero trenzado que cuelga de la misma).

En este caso se ha adaptado una empuñadura de asta de ciervo a un Mark2 (concretamente, un Ka-Bar).

Otro Mark2 (en este caso un Kinfolks) al que se le ha cambiado la empuñadura y se ha decorado profusamentte la funda mediante cordones de piel con los colores de la bandera americana personalizando además la funda con el nombre de su poseedor grabado (Greenland 1944-45?).

En este caso se trata de un "cuchillo de trincheras" fabricado a partir de una bayoneta 1.905 con la hoja recortada y a la que se ha fabricado una funda parecida a las de primer modelo del M3.

Diversos modelos de Mark2 a los que se le han adaptado empuñaduras personalizadas.

Curiosísimo ejemplo de "Teather made knife". Se trata de un modelo fabricado por el jefe de fundición Eugene W. Stone mientras estuvo destinado en el USS Holland, y que viene a ser un Mark2 al que se le ha cambiado la empuñadura. Lo curioso es que una vez fabricado el molde, se dedicó a hacer este tipo de piezas para los compañeros que acudían a él buscando un cuchillo con un mango del tipo "Knuckle" que no resbalase ni se estropease con la humedad, por lo que fabricaba sus empuñaduras con el aluminio que rescataba de los aviones japoneses derribados (llegó a fabricar entre 200 y 300 de estos cuchillos, y se sabe que fue imitado por otros "manitas" que deseaban piezas tan impactantes como esta).

Al cinto del oficial de la izquierda cuelga un precioso Springfield Randall knife.

Aquí podemos ver mejor este impresionante modelo de la famosa casa Randall

También se conoció con este nombre a los cuchillos que se adquirían en los diversos puertos a los que arribaban las tropas estadounidenses, motivo por el cual era más usual encontrar esta variante entre los miembros del US Navy o el USMC antes que entre los soldados del US Army destinados en Europa.

Finalmente, y como ya he comentado antes, una seña de identidad que nos puede ayudar a distinguir los cuchillos civiles de los utilizados en el ejército (fueran de dotación militar o de adquisición privada) era la costumbre que tenían los soldados de marcar sus pertrechos con sus nombres, apelativos, números de identificación e incluso destinos, Cuerpos y Unidades a los que pertenecían...una costumbre bastante lógica y muy práctico de cara a no confundirlos con los del compañero (sobre todo teniendo en cuenta el descontrol que suponía estar en el frente, moviéndose contínuamente de un lado a otro en unas condiciones a veces realmente complicadas).

Ejemplo de funda de un PalRh36 con el nombre JOHNSTON grabado sobre ella de manera un tanto tosca

De nuevo un Pal, en este caso un PalRh34 con las iniciales KE en la parte posterior

Un Western Shark Type2 con el nombre QUINN grabado en la empuñadura

Otro Western, concretamente un "Seabee" con el código del soldado sellado en ambas caras de la funda

Por último, un Robeson Cutlery Mark2 USN con el nombre BYERS ricamente grabado en su funda, y en la parte de atrás, de manera más espartana, de nuevo ese mismo nombre y además las siglas USMC y un código que ubica a su dueño en el año 65-66 lo que indica que este cuchillo ha conocido una larga historia a lo largo de su vida util habiendo servido tanto en la Marina como en el Cuerpo de Marines en distintos conflictos militares.

jueves, 24 de febrero de 2011

El día que E.T. destrozó mi infancia..

Se me hace bastante doloroso hablar de ésto...pero necesito realizar este ejercicio de catársis para sacar de mis adentros una ponzoña que envenena mi mente desde que, siendo apenas un crío, el circo más cutre del mundo decidiera que era una buena idea traumatizarme de por vida con uno de los personajes más queridos y entrañables de la gran pantalla...E.T. el extraterrestre.

A este tierno personaje lo conocí en un viaje que hicimos toda la familia a Granada, donde vimos en un cine el estreno de una de las películas más taquilleras de la historia y cuya trama giraba en torno a un extraterrestre y sus intentos de volver a su planeta ayudado por una panda de críos (que por cierto, el otro día la ví de nuevo en la tele y descubrí que la niña a la que besa en clase el pequeño Elliot no es otra que Erika Eleniak, la vigilanta de la playa aquella que en una pelicula de Steven Seagal salía de una tarta enseñando las domingas!)

Elenita, hija, quien te ha visto...

..y quien te ve!!!!

Pues bien, resulta que a mi pueblo llegó un circo anunciando a bombo y platillo la presencia de ese entrañable extraterrestre (¡¡E.T. llega al pueblo!!...¡¡E.T. llega al pueblo!!...¡¡mamá, mamá yo quiero ir a verlo...mamá, mamá, mamá...mamaaaaaaaaaaaaá!!!!!) y pallá que nos fuimos una tarde, a "disfrutar" del espectáculo.

E.T. y yo íbamos a convertirnos en amigos inseparables!

Algo debí haberme olido cuando salió un tío to sucio tendido en una banqueta e intentando (sin éxito alguno) hacer rodar en el aire con sus pies un bidón pintado de colores...Porque desde luego esas discusiones ante todo el público, rebotao perdío con su "auxiliar" que trataba en vano de ponerle bien el bidón pa que no se le cayera en la cara me tenían que haber hecho desistir de mi idea de conocer en persona a E.T...pero no lo hice (pobre de mí...cuan amargo fue el fruto de aquella decisión..)

..estas cosas me están bien empleadas por meterme en según que sitios..

Y total, que después de mucho esperar aguantando un olor ambiental a tigre (y no me refiero a los inocentes felinos...me refiero a esos tigres tiznados que no se lavan y montan carpas que no se lavan y desperdigan toda clase de mierda bajo esos asientos que no han conocido trapo en su vida..) y estando ya más aburrío que un cuerno con los patéticos números que me obligaban a presenciar, cuando ya creía desesperar entre tanto tedio y tanto pestazo a camiseta sudá, por fin llegó el momento...De pronto anuncian por unos altavoces cascados la llegada de E.T!... oh Dios mío, no puedo creerlo ¡¡voy a ver a E.T.!!

Clarooo...y me voy a ir de excursión con él , con Elliot, con sus amiguitos y con su puta madre... Amos hombre..

Mi corazón no dejaba de palpitar mientras se apagaban las luces...mientras comenzaba a sonar una extraña música que se parecía a la de la película lo mismo que Paquito el chocolatero al Adagio de Albinoni...mientras soltaban un golpe de humo bastante pobre a mi parecer, pues ni siquiera ocultaba que las supuestas luces intergalácticas que se veían a cada lado del ridículo escenario no eran sino tres o cuatro focos de colores super alejados unos de otros en un intento por recortar gastos (supongo que para no tener que despedir al enano que se disfrazaba de payaso y te miraba con mala cara..)

..así da gusto ir a un circo..

...y finalmente, entre la triste humaera, aparece ante todos E.T....E.T. el extraterrestre...E.T. en persona...E.T. en vivo y en directo...E.T. en...en...¿¿EN ALBORNOZ..???

Poco más o menos como este muñecote...(madre del amor hermoso..)

No podía creerlo...si lo que buscaban era dejar al personal boquiabierto, conmigo lo habían conseguido plenamente...porque entre la bruma tasquera que habían soltado aparecía un tío to encanijao, andando como el que pasa la mopa con los pies y con una máscara de E.T., unos guantes de E.T. (que no conseguían ocultar unas muñecas peludas que aparecían cada vez que estiraba el brazo para acompasarse a una grabación en la que se oía una y otra vez con voz de laringectomizado "MI CAAASAAAA...TELEEEFONOOOO..") y con unos pies de E.T. según creo o quiero recordar (mi memoria se niega a aceptar que tal vez fueran unas babuchas..) y tapándose el resto del cuerpo con un sucio albornoz...

Igualito que éste...vamos, pero clavaíto, clavaíto..

Dios mío, toda una tarde de tortura para acabar viendo ésto durante apenas un minuto (que fue el tiempo que se tomó en dar la vuelta al escenario el tio ese que iba disfrazado de E.T. a pan y agua recién duchao) toda una tarde para ver a un sucio indigente con unas manos de plástico en un triste espectáculo que destrozó para siempre mi fé en los Circos (¡con lo que flipé una Feria de Abril viendo en el circo a Tito y Piraña haciendo como los que cantaban!)

Piraña mirando con ojos hambrientos al público mientras Tito se aguanta las ganas de vomitar las pastillas para no crecer que le obligaban a tomar..

Pues sí...así fue...Mi mente jamás aceptará que alguien pueda cometer semejante atrocidad con la infancia de los demás...un tío asqueroso con una careta de E.T. y un puto albornoz debajo del que se adivinaba al canijo de la taquilla (¿po no era que E.T. tenía barriga??) con el disfraz más improvisao y pobre del mundo porque no había presupuesto pa más...un sucio mendigoso que juraría que ni se había quitado el reloj pa salir al escenario!!...Aaaag ¿cómo se puede ser TAN CUTREEEEEEE????.

Este disfraz está más currao que el que cuento de aquí a Pekín..

..y esa es la historia de mi trauma...Hoy día soy una persona medianamente normal, pero aun con la edad que tengo, cada vez que veo un albornoz sucio me parece oir una voz cascada, con eco y un sonido tó ronco que dice...MI CAAAASAAAAAA...TELEEEEFONOOOOO... QUILLOOOO, PA MÍ QUE EL DE LAS GAFAS SA COSCAOOOOO....